Matemáticas, científicas y emprendedoras

María Sanz de Galdeano, 21 mayo 2016

Se calcula que gran parte de los trabajos de la próxima década estarán relacionados con las ciencias básicas, la tecnología o  la ingeniería. Aumentar el conocimiento en estas materias es una cuestión estratégica en muchos países, como en Estados Unidos, donde uno de los objetivos anunciados por Obama es que en 2020,su país sea el líder mundial en graduados en ciencias y volver así, según sus palabras, a ser los líderes económicos mundiales.

Razones para estudiar estas titulaciones

Sin embargo, en nuestro país está descendiendo el número de personas que estudian estas titulaciones y entre las mujeres el descenso es mucho mayor. Se calcula que sólo el 29 % de los estudiantes de estas titulaciones son mujeres.
Para debatir sobre todo esto, esta semana me he reunido con cinco científicas y doctoras de la Universidad Pública de Navarra: Mari José Asiáin, Marisol Gómez , Inmaculada Lizasoain,y Nora Millor . Las cuatro primeras matemáticas y la última ingeniera de telecomunicaciones. Además de su brillante CV, algunas de ellas han estado en puestos de responsabilidad. A continuación y de manera resumida, contaré mi conversación con estas interesantísimas mujeres:
Empezamos hablando sobre las razones que les llevaron a estudiar matemáticas o ingeniería y sus respuestas fueron variadas: “Me gusta profundizar en los conceptos, quería ser científica, me gustaban las mates y era buena. Luego descubrí que eran muy difíciles, pero cuanto más las estudias, más te gustan. Es como cuando haces un puzzle y tienes que encajar las piezas, es un reto constante. Las matemáticas explican el mundo, lo explican casi todo, hasta el lenguaje que usamos: WhatsApp por ejemplo, existe gracias a ellas. Si no las entiendes es difícil que se puedan entender muchas cosas en profundidad y a la vez hacen que los que las estudiamos, no sepamos hablar de algo que no entendamos realmente”. La manera de cómo se presentan muchas veces las matemáticas en los medios, les parece frívola y la falta de rigor sale varias veces en la conversación.

Bajan las matrículas de mujeres en titulaciones STEM

Me confirmaron el notable descenso del número de mujeres en las carreras de ciencias y añadieron que donde resulta más notorio, por ejemplo en la UPNA, es en Ingeniería de telecomunicaciones o ingeniería técnica industrial. Algo curioso, pero no encuentran una explicación clara para ello. Carreras como las ingenierías, matemáticas o física, suelen ser carreras más difíciles y aunque siempre lo han sido, creen que antes las personas estaban más dispuestas a esforzarse. Actualmente, se opta por estudiar aquellas titulaciones que tienen más salidas profesionales y la sociedad española no es consciente de que las carreras de ciencias son las carreras del futuro. Por ejemplo, entre los egresados de matemáticas el paro es nulo.

Los problemas son cada vez más complejos

“Los que gobiernan el mundo usan las matemáticas. En las empresas realmente innovadoras, sobre todo aquellas que quieren llegar a ser grandes, están viendo la necesidad de contratar estos perfiles, como ya lo hace Apple, que está contratando a miles de ellos. Es lo que va a distinguir en un futuro próximo unas empresas de otras. Y si hablamos de la industria 4.0, si no tienes matemáticos o científicos no puedes competir. Cada vez los problemas son más complejos y hay grandes cantidades de datos, de manera que se necesita más creatividad para simplificar el problema y un conocimiento más profundo”.
Señalan asimismo el gran problema de la enseñanza de matemáticas. Consideran que no se enseña a pensar, se obliga a memorizar las fórmulas sin entenderlas, sin conocer realmente su significado. “No es un problema de didáctica, simplemente que muchos profesores no saben matemáticas”. Y dan un consejo a los alumnos, lo importante no es lo que se ha aprendido, es lo que se es capaz de resolver y hacer.

Carreras de fondo

Posteriormente les pregunto por qué se conocen tan pocas científicas, su primera respuesta es que realmente ha habido históricamente pocas científicas. Por otro lado, a pesar del poco reconocimiento a la ciencia y a los doctores en este país, es uno de los que más mujeres hay trabajando en ciencia en Europa, junto a Italia, Portugal y Grecia. “Ahora hay más mujeres que antes trabajando como científicas, pero pasamos desapercibidas entre otras razones porque no hay muchas directoras de grupos de investigación. Quizá tenemos menos ambición por ese tipo depuestos y otras preocupaciones: más cargas familiares, menos exclusividad en los intereses. Además, por ejemplo, si tienes hijos eso puede significar un parón en tu investigación y volver a recuperar el nivel anterior es un trabajo muy arduo”. Según ellas, las mujeres son menos competitivas y ponen el ejemplo de las Olimpiadas Matemáticas de Bachillerato, donde a pesar de que normalmente las chicas sacan mejores notas que los chicos, apenas se presentan. ¿Por qué ocurre? No se sabe. Pero tienen sus teorías: “somos más de largo plazo, más de carreras de fondo que de sprints y los chicos están más predispuestos a competir. Somos más perfeccionistas y menos lanzadas, pero más flexibles y generosas, pasa algo y las mujeres siempre están ahí, lo resuelven. Somos más efectivas, nos gusta trabajar con mujeres”.

Emprendimiento femenino tecnológico

Respecto al emprendimiento tecnológico, Marisol,-socia y artífice del lanzamiento de una Startup, Movalsys  y de otra en proyecto, AsmaGo (ambas seleccionadas en el programa Impulso Emprendedor de CEIN)-, comenta que los buenos emprendedores son brillantes. No sólo se trata de tener una buena idea científica, también es muy importante su ejecución. Un aspecto sorprendente para ella es el márketing necesario “A veces, para el cliente, el envoltorio es más importante que la base científica. Antes el márketing no jugaba un papel tan importante en la contratación de proyectos; el que se acercaba a grupos de investigación básica de la universidad era porque quería resolver un problema concreto y sus conocimientos técnicos eran elevados, pero ahora esto está cambiando. Cada vez se vende más tecnología y conocimiento a las empresas pero muchas de ellas no quieren invertir en conocimiento ni en talento interno, perdiéndose muchas oportunidades que la tecnología les puede ofrecer”.
Marisol no quería terminar sin puntualizar que la gente se sigue sorprendiendo cuando detrás de una gran empresa tecnológica se encuentra una mujer y por ello considera necesario dar más reconocimiento social a la mujer emprendedora.

Quiero agradecer desde aquí a las fantásticas cinco científicas por el tiempo y las ideas que compartieron conmigo y a Marisol Gómez por organizar la reunión.

María Sanz de Galdeano

Artículo publicado el 21 de mayo 2016 en Diario de Navarra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *