Intraemprendimiento en la era digital

María Sanz de Galdeano. 9 junio 2017.

 

Actualmente nos encontramos inmersos en un bombardeo de información sobre transformación digital, aunque realmente queda todavía mucho camino por recorrer. Estamos en un momento difícil de transición, donde debe convivir lo viejo y lo nuevo, las nuevas tecnologías con las ya existentes, el personal preparado y capacitado con el no preparado, los procesos ágiles con otros menos flexibles. Las empresas, principalmente en los dos últimos años, van tomando conciencia y van adaptando su estrategia y su cultura a los nuevos tiempos digitales, van aceptando y asimilando que las nuevas tecnologías pueden crear nuevas oportunidades de negocio además de mejorar sus procesos, como los de recabar la información de los clientes, su satisfacción y fidelización, así como sus procesos internos.

La empresa digital persigue principalmente innovación y agilidad y por esto la organización suele ser más plana que en el caso de las tradicionales, en red e incluso  algunas van más lejos, funcionando con modelos organizativos sin jefes, tal y como señala el informe Plan Digital 2020 de la CEOE. Esto exige cada vez más un perfil de trabajadores creativos, implicados y motivados en poner en marcha nuevos proyectos dentro de la propia organización. Son los llamados intraemprendedores, los verdaderos artífices del cambio, los que consiguen transmitir y propagar la innovación y la energía para que las cosas ocurran de manera positiva y constructiva, creando una nueva cultura que esté en continua búsqueda de oportunidades. Si bien es necesario a su vez gestionar bien el cambio, evitando en la medida de lo posible, confusiones, desconciertos y malestar en la organización. Las empresas afrontan situaciones nuevas y desconocidas que deben ir abordando poco a poco, a modo de startup, con la implantación de proyectos pilotos para ir incorporando los cambios de la manera menos brusca posible y utilizando metodologías como las de design thinking o lean startup (que incorporan aspectos como prototipado, testaje rápido, aprendizaje e implementación de cambios según lo que dicte el mercado principalmente). Muchas veces la transformación digital lleva consigo cambios en el modelo de negocio, nuevos clientes que a su vez tienen nuevos usos y costumbres y nuevas tecnologías en continua evolución. Y como dijo en la apertura de la feria de empleo y emprendimiento Navarra Jobs el Secretario General de la CEN, Carlos Fernandez Valdivielso, existe más que nunca, la necesidad de que haya cada vez más personas emprendedoras en las organizaciones, recalcando la exigencia para esto, de una formación continua que desarrolle el talento, las capacidades y competencias personales y profesionales.

David Iranzo, director general de GM Vending, S.A, empresa en la que están apostando fuertemente por la digitalización y que recientemente obtuvieron uno de los premios de innovación digital de este medio me comenta: “La digitalización ha llegado a la empresa del mismo modo que nos ha abordado en el resto de facetas de nuestra vida. Ha venido para quedarse y evolucionar con nosotros y debemos asumirlo como una realidad de nuestras compañías. O te adaptas o te adaptas…. la alternativa no quiero ni considerarla. Si consigues ponerte a la cabeza para liderar ese cambio tienes una gran ventaja, si no tendrás que ir a rebufo y aceptar las decisiones de otros. La mejor alternativa que veo es intentar diferenciarte de la competencia utilizando las armas que mejor se adecúan a tu perfil.

En nuestra compañía lo hemos asumido como una necesidad y una ventaja competitiva. Tenemos que hacer valer nuestra diferenciación tecnológica y mostrar al mercado todo lo que se puede hacer con la tecnología. Es una revolución en algunos sectores, y en el nuestro así ha sido cuando hemos lanzado nuestro último producto GMBOS, pero realmente aporta valor y ofrece ventajas al profesional (aumenta la rentabilidad, facilita la gestión, mejora la calidad de vida, reduce la inversión y los despilfarros, en definitiva, ayuda a seguir mejorando). Lo vemos como una forma de poder utilizar la tecnología en tu propio beneficio y que ha cambiado el comportamiento real del mercado. Todo esto debe ser fruto de una apuesta decidida de la organización y de todas y cada una de las personas que la componen. Las ideas no pueden surgir de una única fuente, ya que en tal caso la posibilidad de éxito disminuye de manera alarmante. Las personas, con sus propias inquietudes, pueden y deben aportar ese hecho diferencial que hace que una organización sea diferente y única y redunda en beneficio propio y satisfacción personal. Ese emprendimiento es el que considero vital en el espíritu de las compañías y que transforma la realidad que nos rodea.”

Y comparto con él también su última reflexión “Esta transformación no es un hecho puntual, está evolucionando constantemente y debemos entender ese cambio constante en nuestro día a día y en nuestra actividad. Creo que estar preparado para ese cambio continuo elimina barreras y nos permite una mejor disposición a los retos que surgen a diario.”

 

María Sanz de Galdeano. Artículo publicado en Diario de Navarra el 9 junio 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *