El incierto 2017

María Sanz de Galdeano. 25 de diciembre 2016.

Este año que estamos despidiendo ha sido de crecimiento económico según la mayoría de los estudios. Sin embargo para el año 2017 a nivel mundial se prevé una cierta desaceleración. Estamos en un momento histórico con muchas incertidumbres, derivadas entre otras causas, por la salida del Reino Unido de la Unión Europea o la elección de Trump, con consecuencias relevantes en lo económico y en lo político. La relación entre economías avanzadas y emergentes se va a ir estrechando, donde el dominio asiático es cada vez mayor. Las brechas de riqueza entre países se reducen y aparecen retos muy importantes como el incremento de las desigualdades sociales y una población cada vez más envejecida, así como el auge de lo urbano. El mercado de trabajo se encuentra en plena evolución; la tecnología y la robótica están cada vez más presentes en la empresa, y ello va a suponer la eliminación de numerosos puestos de trabajo y la transformación del resto.

El mundo empresarial está inmerso en una profunda revolución. Empecé este 2016 y esta colaboración justamente hablando de la transformación digital, verdadero motor del cambio que estamos viviendo. Muy probablemente en 2017 se seguirá modificando la cultura empresarial, convirtiendo y modificando modelos de negocio necesariamente más ágiles y adaptables al cambio.  Las tendencias que van a marcar el rumbo en prácticamente todos los sectores en mayor o menor medida son las derivadas justamente de la tecnología y de dicha transformación. Las máquinas inteligentes, los robots y la inteligencia artificial (AI), están provocando que nuestras relaciones con la tecnología sigan evolucionando. Pronto las máquinas podrán aprender y mejorar de manera autónoma, trabajarán en colaboración con  personas y resolverán problemas complejos. Este año que acaba vivimos el boom de la aplicación móvil Pokémon Go que si de algo sirvió fue para llamar la atención sobre la realidad aumentada y virtual y reconocer que el mercado está preparado. El gran salto ha sido su uso en la industria. Seguramente este año se siga consolidando Internet de las cosas: cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad tendrá la posibilidad de estar conectado para poder recoger y transmitir información. La posibilidad de obtener, manejar y analizar grandes cantidades de datos a través de BIG DATA nos puede ayudar a tomar mejores decisiones, ya sean empresariales, médicas o de otra índole. Otra gran tendencia es la integración de lo físico con lo digital. A modo de ejemplo, las tiendas van a tener más conexión con internet y viceversa, de esta manera los clientes podrán probar y conocer los productos en tiendas físicas, comprar en internet  y recogerlo de nuevo en la tienda física.

Todas estas tendencias en el año 2017 van a influir en la relación con los clientes, generando mejores experiencias de compra y por supuesto en los procesos internos de la empresa y en su manera de innovar. Si algo también ha determinado todo lo anterior en la empresa, es la velocidad en la que se integra la tecnología y la digitalización en su cultura y todo ello sin olvidar lo más importante, que todos los cambios deben aportar valor al cliente. Ya no hay tiempo ni recursos para aplicaciones tecnológicas que no sirvan para tal objetivo. Por lo tanto se deberá ir probando, prototipando y aprendiendo constantemente las nuevas herramientas tecnológicas para determinar su aplicación real y valor añadido. Cuanto más rápido pasen de la idea al proyecto y a su ejecución, mayores ventajas conseguirán en el mercado.

A pesar de este fenómeno digital, sorprende que sólo el 16% de las empresas tenga un índice de competencia digital alto si atendemos a lo que dice el Instituto de Economía Digital de ESIC. Durante el próximo año, sin duda alguna, van a tener que hacer un gran esfuerzo de adaptación digital. Iremos viendo poco a poco durante este año y próximos, que las empresas que sobrevivan serán aquellas que sepan adaptarse, no las más grandes.

Por otro lado, todo lo anterior va a llevar de una manera natural hacia una sociedad más emprendedora, en el sentido amplio de la palabra. Si las empresas tienen la posibilidad de estar más cerca del cliente, mediante métodos de aprendizaje que les indican qué funciona y qué no en el mercado, de una manera rápida, y a ello le unimos las facilidades que brinda la tecnología, la creación de prototipos baratos y rápidos de fabricar, cada vez va a ser más fácil observar oportunidades y aprovecharlas, generando valor. Esta no va a ser tarea únicamente de la dirección, las empresas necesitan contar con líderes que consigan que toda la organización esté entrenada y motivada en la detección de oportunidades y creación de valor y que la creatividad fluya en toda ella. Es decir, todos los trabajadores deberán desarrollar estas capacidades que constituyen características propias de las personas emprendedoras.

Por otro lado, la transformación digital está forzando  cambios en el modelo de trabajo de las empresas. La tendencia es a tener estructuras pequeñas y flexibles y a colaborar con otras empresas. Se va a trabajar por proyectos, de manera especializada y desde cualquier lugar del mundo. Además a buen seguro, en 2017 veremos que se incrementan las plataformas que ponen en contacto la demanda con la oferta, del tipo de Airbnb, así como todo lo relacionado con el comercio electrónico. Como consecuencia de lo anterior se irán generando grandes necesidades, como las relacionadas con logística y de distribución e indudablemente van a provocar un rápido crecimiento de trabajadores autónomos. La tecnología va a ir derribando barreras para el acceso en determinados sectores. Quedan por ver las condiciones laborales derivadas de estos cambios, si la normativa estará a la altura o incluso el tiempo que tardarán en consolidarse estos cambios,  pero lo que parece seguro, es que 2017 está más cerca de este mundo más emprendedor donde muchas personas van a ser trabajadores por cuenta propia.

Artículo publicado en Diario de Navarra el 25 de diciembre 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *