El emprendimiento en esta década de crisis

María Sanz de Galdeano, 15 septiembre 2018

El 15 de septiembre de 2008, justo hace diez años, el banco Lehman Brothers se declaró en bancarrota. Aquel hecho confirmó la crisis que ya parecía ir fraguándose desde hacía tiempo en el sistema financiero de los Estados Unidos y que terminó infectando al del resto de países hasta desembocar en una gran crisis mundial de la que está costando salir.

Algunos de los efectos de la crisis todavía se mantienen en nuestro país, como la actual precariedad laboral, salarios bajos, reducción del consumo o el incremento de las diferencias sociales. Justamente estos días se ha conocido que en esta década se ha triplicado el número de superricos, personas que tienen más de 30 millones de euros. Por otra parte, a todos nos ha tocado de una manera personal o entre nuestros amigos o familiares el drama del desempleo, en 2012 uno de cada cuatro españoles estaba en el paro. Otro de los datos más preocupantes es la reducción en inversión total en I+D. Mientras que en los países de nuestro entorno la inversión total en I+D ha aumentado de media un 27%, en España ha disminuido un 9.1%, siendo el único país de los cinco grandes de la UE (Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España) en el que su gasto en I+D es inferior al de 2008.

El emprendimiento como no podía ser de otra manera, ha sufrido también su propia evolución durante esta década. Según el estudio GEM (Global Monitor Entrepreneurship) el porcentaje de la población emprendedora se redujo en más de tres puntos. En la actualidad estamos acercándonos cada vez más a los niveles previos a la crisis, aunque hay que destacar que si hasta 2009 sólo el 15% las personas que emprendían lo hacían por necesidad al no encontrar otra salida laboral, actualmente esta proporción prácticamente se ha duplicado. Esto ha supuesto que en algunos de estos casos de negocios que no fueron creados al detectar una oportunidad, sino por una urgencia, se hundieran arrastrando a su vez duras historias personales y familias endeudadas. A otras personas emprendedoras les tocó esta caída en el momento en el que habían acometido inversiones muy fuertes, con compromisos por parte de empresas clientes sobre la mesa a punto de ser firmados y que finalmente se retiraron de la operación, dejando a los emprendedores en situaciones muy delicadas.

 

Historias hay numerosas, tantas como personas emprendedoras, y muchas de ellas han resultado exitosas con un crecimiento imparable y exponencial, como la surgida en el entorno de CEIN, Orbital Aerospace  . Y es que, durante este tiempo, se ha observado claramente un incremento de empresas nuevas innovadoras y tecnológicas o que usan tecnología, y que aportan una importante dosis de innovación en todos los sectores, llegando incluso a cambiar las reglas de juego de muchos de ellos. Están modificando una gran parte de los modelos de negocio tradicionales como por ejemplo, todos los relacionados con los cambios derivados de la digitalización, inteligencia artificial, robótica, nanotecnología, realidad virtual, aumentada, blockchain.. etc. Las startups están siendo seguidas muy de cerca por grandes empresas consolidadas, que adquieren tecnología a través de la compra de estas empresas pequeñas o mediante acuerdos de colaboración. Otras grandes fomentan de manera proactiva la creación de este tipo de empresas mediante aceleradoras propias a modo de ejemplo.

 

En este tiempo de crisis han surgido nuevos modelos económicos como el colaborativo , gracias en sus orígenes a una manifestación de solidaridad y de compartir bienes y recursos entre particulares sin necesidad de intermediarios y a través de plataformas tecnológicas. Este modelo ha entrado con fuerza principalmente en el sector del transporte y en el hotelero, provocando mucha controversia, así como la necesidad de una nueva regulación. Otro movimiento que está emergiendo a nivel global es la economía circular, que liga la eficiencia de los recursos con la sostenibilidad y que vincula modelos económicos relacionados con rediseñar, reciclar, reparar, medio ambiente, sostenibilidad y cuyo objetivo es mantener el mayor tiempo posible el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía, etc), reduciendo al mínimo la generación de residuos.

 

Otro aspecto positivo que observamos los que trabajamos en emprendimiento es una mejora de la imagen de la persona emprendedora y del emprendimiento en general y entre los más jóvenes en particular. Lo corrobora el Informe Young Business Talents sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles llevado a cabo por ESIC y Praxis MMT y que se hizo público en fechas recientes. Según este informe, más del 38% de los jóvenes navarros se inclinan por emprender y montar su propia empresa en el futuro. Esta semana comenzaban las clases en la Universidad para una generación que la mayor parte de su vida ha transcurrido en la época de crisis. Los psicólogos les confieren por ello mayor madurez, autosuficiencia, creatividad, realismo, preocupación social y medioambiental que a las anteriores generaciones. Desde pequeños han crecido en la cultura de hacer las cosas por uno mismo, están habituados a los problemas y a solucionarlos con herramientas que encuentran en la nube. Además, no parecen estar interesados en recibir órdenes de ningún superior. Todo ello, mimbres adecuados para el emprendimiento.

 

En definitiva, esta crisis nos ha traído en términos de emprendimiento una evolución con sus aspectos negativos, y alguno en positivo. Hoy en día todavía existe cierto miedo a que vuelva una situación como la vivida hace una década y es lógico encontrar muchas dosis de precaución encima de las mesas de las personas que siguen emprendiendo y tomando decisiones sobre inversiones, contrataciones, etc. Pero si de algo ha servido la crisis es para aprender de los errores que la desencadenaron derivados del cortoplacismo en lugar de apostar por el crecimiento sostenible y ético. Esperemos que esto nunca se nos olvide.

 

María Sanz de Galdeano, artículo publicado en Diario de Navarra el 15 septiembre 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *