Cotec y el emprendimiento social

María Sanz de Galdeano, 28 mayo 2016

Desde 1996 la Fundación COTEC, cuya misión es hacer de la innovación un motor de desarrollo económico y social y cuya presidenta es Cristina Garmendia, publica informes anuales que analizan la situación de la Innovación en España. A mediados de mayo ha presentado el de 2016 .

Algunos de los puntos destacables informe Cotec 2016:

– El panel de expertos de COTEC, por octavo año consecutivo, mantiene una visión pesimista de la evolución del sistema español de innovación debido a los recortes en el gasto público y la caída de la inversión. Si bien indica que nunca antes había existido un consenso social y político tan amplio sobre la necesidad de corregir con urgencia la situación.
– En relación a los resultados del sistema educativo, señala el impacto negativo que, para el sistema de innovación, suponen los bajos niveles de rendimiento por parte de los alumnos españoles de primaria y secundaria en las competencias básicas, así como las altas tasas de abandono educativo temprano y el desajuste entre la oferta del sistema educativo y la demanda del sistema productivo.
– Apuesta por contar con un sistema universitario que se defina por tener una formación de alta calidad, excelencia científica, transferencia de conocimiento al sector productivo, proximidad al mercado laboral, y además por ser una gran cantera de emprendedores
– Las administraciones deben ser, junto a las empresas, protagonistas de la innovación y actuar al menos en tres diferentes ámbitos: apostar por la ciencia como medio para resolver los grandes retos que enfrenta la sociedad, lograr tener una administración innovadora, que sea capaz de generar sinergias con el sector privado y ofrecer servicios que respondan a las necesidades de los ciudadanos con más eficiencia y crear un entorno favorable a los emprendedores y a las empresas innovadoras. Además, hay que diseñar una estrategia para acelerar el crecimiento e internacionalización de las empresas de alto potencial, reduciendo la elevada atomización de los sectores de media y alta tecnología.
– La sociedad digital hacia la que nos dirigimos también va a redefinir el escenario de actuación de todos los agentes mencionados, porque facilitará el desarrollo de nuevos mercados, propiciará que se rediseñen las industrias y servicios tradicionales y demandará nuevos perfiles profesionales. España se enfrenta a un proceso de transformación que abre grandes oportunidades. El reto será conseguir la participación e inclusión del conjunto de la sociedad.
– Por comunidades autónomas, el Informe califica en términos de esfuerzo, «la comunidad más destacada fue elPaís Vasco, con el 2,03%, seguida de Navarra, Madrid y Cataluña, que son las cuatro comunidades con un gasto en porcentaje de su PIB superior a la media nacional (1,26%)». En cuanto al reparto del gasto en I+D entre los sectores público y privado, el País Vasco y Navarra sonlas comunidades en las que el peso del sector privado es más alto con un 75% y 69% sobre el total, respectivamente.

Se amplía el concepto de innovación

COTEC amplía además el concepto de innovación y lo define como: todo cambio (no sólo tecnológico) basado en el conocimiento (no sólo científico) que genera valor (no sólo económico). Y lo más llamativo, incluye por primera vez en el informe anual nuevas áreas como la educación, la financiación de proyectos y la innovación y el emprendimiento social.
Centrándome en el capítulo sobre la innovación y el emprendimiento social, ante las diferentes posibles definiciones de innovación social, COTEC se acoge a la que la Universidad de Stanford defiende por suficientemente sintética y representativa: “una nueva solución a un problema social que es más efectiva, eficiente, sostenible o justa que las actuales soluciones y que genera valor para toda la sociedad, más que únicamente para individuos concretos”.Entre los retos sociales que necesitan de dicha innovación están la transformación del mercado laboral, el cambio climático, las crisis humanitarias, la desigualdad social, el envejecimiento de la población, los problemas derivados de las nuevas formas de vida como el sedentarismo….etc. Realmente son tantos, que parece claro que la colaboración entre empresas y el sector social es necesaria para crear oportunidades con impacto social rentables. Entre los protagonistas más importantes en este campo podemos citar a los emprendedores sociales y una de las entidades dedicadas a su reconocimiento e impulso es Ashoka, que apoya a más de 3300 en 90 países. Según esta entidad, los mayores retos específicos en este modelo de emprendimiento son además de las habituales, la creación de alianzas estratégicas, el desarrollo de colaboraciones público-privada-ciudadanas y la falta de un marco regulatorio. COTEC demuestra su apuesta por el emprendimiento e innovación social y sitúa a la directora de Ashoka como su vicepresidenta.

Pericles, emprendedor social

Esta semana hablaba con un buen amigo asturiano, emprendedor social y miembro de Ashoka, Jose Manuel PérezDíaz, Pericles quien fue el pionero en este país en educación emprendedora entre otras cosas y del que hemos aprendido todos los que desde hace años trabajamos en el tema. Me comentaba que, a pesar de que el emprendimiento social es incipiente y las iniciativas pocas, considera muy significativo que COTEC lo incorpore en su informe.“Nos da idea de la importancia que se le da al tema. Las administraciones no tienen dinero para lo social, por lo tanto el emprendedor social tiene que ser obligatoriamente sostenible. ¿Esto es positivo o negativo? Yo creo que es positivo que los proyectos deban ser rentables, desde un punto de vista social y autosostenibles desde un punto de vista económico”. Considera además que hay emprendedores sociales que tienen muy clara su misión desde el principio, otros como dice, se lo han encontrado. “Muchos de nosotros cuando empezamos no teníamos ni idea del efecto que nuestras acciones iban a tener en la sociedad. El emprendedor es emprendedor y en función de por dónde la vida le lleve o decide que le lleve, resulta que termina siendo social. Añade que los emprendedores sociales pueden ser intraemprendedores (personas emprendedoras dentro de empresas, fundaciones, asociaciones…etc ya existentes), no tienen que hacerlo, necesariamente, por cuenta propia”. Las características que debe tener una persona emprendedora para ser social según Ashoka son cinco: que tenga una nueva idea que suponga un cambio social, que sea creativa, con calidad emprendedora, que tenga un proyecto de impacto social y por último con ética incuestionable con unos principios éticos sólidos, que generen la confianza necesaria para influir en la manera de actuar de muchas personas. Según Pericles, sin duda la más importante es ésta última.

Me gustaría acabar subrayando una de las conclusiones del informe: El bienestar de las personas en nuestro paísdepende, en gran medida, de nuestracapacidad como sociedad para encontrarsoluciones más eficientes, eficaces, justas ysostenibles a las necesidades más apremiantes.

María Sanz de Galdeano

Artículo publicado en Diario de Navarra el 28 de mayo de 2016

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *