Apuntes COTEC y GEM: innovación e intraemprendimiento

María Sanz de Galdeano, 1 de junio de 2018

 

Por estas fechas, anualmente se publican dos informes importantes y densos, como son COTEC  y el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) nacional. El primero analiza cada año la situación de la I+D+I y el GEM mide la actividad emprendedora de cada país. Es el más prestigioso y extenso estudio sobre el estado del emprendimiento a nivel mundial.

 

En esta edición 2018 como en las anteriores, el informe COTEC, nos recuerda todo lo que queda por hacer en nuestro país en términos de I+D. En su presentación mediática a mediados de mayo y en todo lo que se ha escrito a posteriori, lo más llamativo está siendo que la inversión en I+D está desde hace seis años por debajo del crecimiento del PIB, lo que nos sigue alejando de los países europeos. Como dice el propio informe, “la innovación no siempre implica cambio tecnológico, ni se fundamenta exclusivamente en conocimiento científico, pero ambos elementos  —ciencia y tecnología— son poderosas herramientas para afrontar los desafíos sociales a los que nos enfrentamos. Dar la espalda a la I+D hoy es un coste de oportunidad que no se puede permitir ninguna empresa, institución o país que aspire al liderazgo. “

 

Mientras que en los países de nuestro entorno, la inversión total en I+D ha aumentado de media un 27% desde 2009, en España ha disminuido un 9.1%. Nuestro país es el único de los cinco grandes de la UE (Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España) en el que su gasto en I+D en 2016 es inferior al de 2008 (el 11,1%), pese a que el PIB es un 0,2% mayor. Así, en el conjunto de la Unión Europea, el gasto empresarial en I+D es un 29,9% frente a un crecimiento del PIB del 14%. Estas conclusiones son parecidas a las del año pasado si bien, por primera vez desde antes de la crisis, se ha aumentado el número de empresas que hacen I+D, aunque no ha sido suficiente para frenar esa caída en el esfuerzo empresarial en I+D en relación al PIB.

 

Es de destacar en nuestro país que el 46.3% de la I+D empresarial lo realizan las pymes, a diferencia por ejemplo de las alemanas, que no llegan al 10%. No sólo se debe al menor tamaño de nuestras empresas, sino también a la poca innovación llevada a cabo por las grandes. Otro rasgo diferenciador respecto al resto de países es la menor presencia de investigadores trabajando en las empresas, aunque es de señalar que por otro lado sí  están creciendo desde 2014 los puestos de trabajo intensivos en conocimiento y los profesionales STEM (Ciencias, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas), que están siendo muy demandados en todos los sectores, llegando incluso a ser esta demanda mayor que la propia oferta. Sin embargo, se está dando una “fuga de cerebros”, al emigrar estos profesionales en búsqueda de mejores condiciones de trabajo en otros países.

 

Muy en la línea de estas conclusiones de COTEC, están las del último estudio GEM, en el que por primera vez desde 2008 la actividad emprendedora en fase inicial de nuestro país ha crecido, rompiendo la barrera del 6% acercándose un poco más a los niveles pre-crisis. Habría muchos indicadores que analizar, pero me voy a centrar en los relativos al intraemprendimiento. En los últimos años, este informe incorpora el análisis sobre la actividad emprendedora existente en las  organizaciones, llevada a cabo por empleados emprendedores y que participan activamente liderando el desarrollo de nuevos productos o servicios o incluso creando nuevas empresas bajo el paraguas de su empresa. Sólo el 1,4% de la población española de 18 a 64 años ha participado en estas actividades y respecto a las ediciones anteriores (1,8% en 2014, 1,1% en 2015 y 2,7% en 2016), este indicador está disminuyendo.

Normalmente estas nuevas actividades de intraemprendimiento tienen un alto componente tecnológico e innovador, un alto impacto en el desarrollo socio económico y se suelen dar en las economías más desarrolladas e innovadoras como Reino Unido (8,0%) que coincide con el país que más ha variado en positivo el gasto total en I+D en el período 2009-2016, según COTEC incrementando su gasto de I+D en 39.7%. La media europea en intraemprendimiento es el 5,1%, muy por encima del 1.4% español. Las Comunidades Autónomas con mayor ratio son en 2017 Cataluña (2,2%), Cantabria (2,0%), Comunidad de Madrid (2,0%) y Navarra (1,9%).

 

Estos dos informes, COTEC y GEM demuestran que queda clara la relación entre las actividades de I+D y las de emprendimiento dentro de la organización. Es de vital importancia hacer un gran esfuerzo en las compañías en I+D, en desarrollo tecnológico además de impulsar las capacidades emprendedoras e innovadoras de sus personas. Es necesaria una constante búsqueda de nuevas propuestas de valor y mejores modelos de negocio, involucrando a todo el personal de la empresa a través de un cambio cultural y luchando con las propias resistencias internas de la organización.

 

María Sanz de Galdeano, artículo publicado en Diario de Navarra el 1 junio 2018

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *